8 razones para prohibir los aparatos electrónicos a los menores

8 razones para prohibir los aparatos electrónicos a los menores

uso prolongado aparatos electronicos menores

Está científicamente documentado el por qué los niños menores de 12 años no deben estar expuestos a ciertos aparatos electrónicos. Son muchos los expertos que aconsejan no exponer a menores de 2 años a ningún tipo de radiación procedente de estos aparatos. Entre los 3 y 5 años no se aconseja más de una hora diaria de uso y entre los 6 y los 18 años no más dos horas diarias.

 

Hoy en día, los niños utilizan los aparatos electrónicos, sobre todo los portátiles, durante gran parte del día (unas 5 veces más de lo debido), hecho que puede ocasionar numerosas consecuencias negativas para la salud y el desarrollo físico y mental.

 

Para los tutores y/o padres responsables de esos menores, aquí exponemos 8 razones importantes por las cuales se les debería prohibir o controlar este tipo de tecnología.

 

  1. Influencia en el desarrollo del cerebro. Los aparatos electrónicos (teléfono móvil, televisión, videoconsolas…) son estímulos que influyen en el desarrollo del cerebro, sobre todo cuando este desarrollo es rápido (hasta los 21 años). Por lo que el uso o exposición abusiva a estos aparatos puede producir en los niños problemas tales como retraso cognitivo, déficit de atención y concentración (entre otras cosas, por la velocidad del contenido multimedia) y de función ejecutiva, aprendizaje disociado, impulsividad y disminución de la capacidad de autocontrol.

 

  1. Retraso en el desarrollo por la disminución del movimiento. Es conocido que el movimiento ayuda a desarrollar nuestra capacidad de aprender y atender. El uso de los aparatos electrónicos condiciona un menor movimiento corporal, hecho que puede dar lugar a un retraso en el desarrollo y, por consiguiente, una dificultad en el aprendizaje que puede propiciar que un niño no rinda en el colegio.

 

  1. Enemigos de la obesidad y sus problemas asociados. El tiempo que los niños pasan jugando a la videoconsola o viendo la televisión es tiempo que quitan a su actividad física. Por tanto, el uso de los aparatos electrónicos está directamente relacionado con un aumento de la obesidad y, por consiguiente, con un aumento de problemas asociados a la obesidad: diabetes, problemas cardiovasculares…

 

  1. Disminución de las horas de sueño. Son muchos los menores que tienen acceso a los aparatos electrónicos desde su habitación, por lo que muchas veces, a los padres no les es posible controlar al 100% el uso que sus hijos hacen de éstos y pueden estar jugando o viendo la tele hasta altas horas de la noche.

 

  1. Riesgo de sufrir enfermedades mentales como ansiedad, depresión, bipolaridad, psicosis, trastornos de la afectividad, además del citado déficit de atención.

 

  1. Inculcan comportamientos y/o actitudes agresivas, provocadas por los contenidos de ciertos videojuegos donde está presente la violencia física y/o sexual.

 

  1. La tecnología crea adicción. Cada vez más están apareciendo nuevas adicciones causadas por la dependencia a los dispositivos electrónicos.

 

  1. Fuente de radiaciones electromagnéticas. Los aparatos electrónicos emiten radiación electromagnética, que no sólo es perjudicial para el medio ambiente sino para las personas. Sus consecuencias son más negativas para los menores debido a que no tienen totalmente desarrollado el sistema inmunológico.

 

 

8 razones para prohibir los aparatos electrónicos a los menores
Puntúa este artículo

NO HAY COMENTARIOS

Dejar una respuesta