Razones para limpiar tus alfombras, al menos, una vez al año

Razones para limpiar tus alfombras, al menos, una vez al año

0 128
razones y ventajas de limpiar las alfombras una vez al año

Se acerca la época estival y, aunque el calor se haga presente, hay que prestar algo de atención a estos elementos de la decoración de nuestro hogar. Como expertos en el mantenimiento de alfombras, desde Tu Tienda de Alfombras, recomiendan que antes de guardarlas hasta la llegada del frío en los meses otroñales, hay que limpiarlas. Recuerda que una óptima conservación de tus alfombras requiere higiene periódica. ¿Por qué?

 

Salud y estética

  1. Para eliminar esa suciedad soterrada (pelos, migas de pan) que hacina todo paso del tiempo (fundamentalmente sobre materiales envejecidos).
  2. Para eliminar microbios (ácaros, hongos, bacterias, virus) que, a la larga, originan alergias y enfermedades.
  3. Para eliminar desechos orgánicos depositados por el tránsito de personas y animales domésticos.
  4. Para eliminar ese polvo portador de partículas contaminadas —y contaminantes— que destruye las fibras y que provocan que la alfombra “esconda” su colorido original.

 

Por ello, es muy importante dejar la limpieza de tus alfombras en manos profesionales al menos una vez al año. Un truco: si tu mano se ensucia después de frotarla reciamente durante cinco a diez segundos, es que necesita una limpieza profesional.

 

Trucos caseros muy útiles

Con la alfombra de pelo largo, preferida de los peques, debemos cuidar que sus hebras sintéticas no se desprendan. El vinagre blanco es ideal para limpiar y desinfectarla. Cuélgala al aire libre (balcón o jardín) o en cualquier habitación ventilada donde corra brisa, sacúdela con un atizador para eliminar restos de polvo o basurilla, mezcla el vinagre con agua en una botella con pulverizador y rocíala; déjala después secar unas tres horas aproximadamente. Calma, el vinagre no dejará olor, se volatilizará tras su secada.

Hablando de olores, qué molestos son esos materiales vetustos que desprenden tufo a vejez o descuido, ¿verdad? Si eso le ocurre a tu alfombra de salón antigua, una reliquia de la que no quieres desprenderte porque le tienes mucho cariño, la sal es un remedio sensacional para combatir aromas rebeldes y también eliminar manchas de humedad. Extiéndela sobre el suelo, espolvoréala con sal y ve enrollándola poco a poco, muy despacio, para que quede bien prensada, sin apenas holgura entre las capas; déjala así un día, y luego, una vez abierta de nuevo, aspírale, donde no sólo se irá cualquier resto de sal, sino también la suciedad y ese mal olor.

Pero si hay un truco eficaz para, en pocos minutos, desodorizar y desterrar manchas y gérmenes es el siguiente: calienta agua (no la dejes hervir, basta con que queme mínimamente) y mézclala con amoniaco en un pulverizador; rocía toda la alfombra y, con un cepillo, friega cuidadosamente la superficie; a continuación no será necesario recurrir a la aspiradora, sólo deja que el aire fresco la seque.

Razones para limpiar tus alfombras, al menos, una vez al año
Puntúa este artículo

NO HAY COMENTARIOS

Dejar una respuesta